Reflexiones de Buenos Días

Es hora de despertar. Vamos. Levántate. Ve al horizonte y te aseguro que encontrarás los motivos necesarios para levantarte de esa cama, y empezar con los 2 pies sobre la tierra a producir con base en los proyectos que tienes visionado. Es momento de pasar la visión a la transliteración de tu deseo a esta realidad tangible, a este mundo circundante que requiere de nuevas prospecciones para el futuro. Tú lo necesitas, al igual que el mundo lo necesita, es una ganancia mutua, pero eso no se concebirás hasta que despiertes y comiences a hacerlo una verdad universal en el mundo de tu ser.

 

Por los momentos, puedes estar somnoliento, puede costarte abrir los ojos, eso es normal, es parte de la biología de nuestro sueño, poco a poco, en cada instante, el cerebro irá conectándose con cada una de las estructuras requeridas para tu cognición, en otras palabras, para tu buen pensar. Además de eso, el cerebro conecta con los nervios que están en concordancia de tus miembros para desarrollar cada movimiento y así seas un ser vivo activo que traiga influencia en la humanidad de este Siglo.

Progresivamente, cada activación te hará más fuerte, pero eso sucederá si no sucumbes a ese supuesto cansancio del despertar, que es un engaño, una ilusión de esa activación cerebral. Mantente, eso dejará de ser dentro de poco, en ti está ese momento de logro que ocasiona la batalla de la apatía y pereza, cosas que no son bien vistas para las personas que verdaderamente desean con todo su ser una transformación de su estado actual, para, posteriormente, ser individuos que ocasionen impacto constante en esto que denominamos sociedad.

Gracias a esto te digo Buenos Dias, en ti está la capacidad de dirigir esta mañana, en ti está la endereza necesaria para hacerlo productivo, con fines claros que ayuden a alcanzar en plazos verdaderos y realistas tus objetivos más deseados. Sal de ese reino onírico del sueño y planta tu reinado en este mundo físico por cada acción y paso firme que des. No te dejes llevar por lo que piensen de ti, sea positivo o negativo, uno te estanca y el otro te hace confiado. No. Trabaja en función a lo que pienses en ti, ponlo en práctica, desarrolla estrategias que te cimenten en eso que deseas.

Estos buenos días quizás para ti van fuera de lo normal y lo cotidiano, pero, de nada sirve dártelos si eso no te ayuda a despertar de verdad, los buenos días son señales de la continuidad de tus proyectos, no motivos para indagar la hora por la que podamos excusarnos y decirnos a nosotros mismos que nos demos unos minutos más para descansar.

Descansar nada, todo tiene su tiempo y todo lo que se da debajo del cielo tiene su hora, así que, si quieres lograr tus objetivos, tu tiempo debe ser invertido para ello, esa es la señal de que el descanso no es para este tiempo. Por lo tanto, en este momento te expreso mis buenos días. Actívate, el mundo te necesita, así como tú lo necesitas a él.

 

Comments

comments

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies